The Free Market

Home | Mises Library | Mises: científico y luchador

Mises: científico y luchador

Tags BiografíasIntroducción a la Economía Austriaca

10/17/2018Israel M. Kirzner

Mises era una figura imponente, que representaba una integridad intelectual sin concesiones, la búsqueda valerosa de ideas independientemente de la cosecha de impopularidad que él bien sabía que cosecharía. Su erudición fue extraordinaria; su sabiduría legendaria; la profundidad de su comprensión de los procesos sociales probablemente nunca haya sido superada.

Mucho se ha escrito sobre su apasionado campeonato de libertad individual; es natural que los exponentes de las diferentes corrientes de la filosofía social para quienes la libertad individual es importante estén ansiosos por reconocer a Mises como una fuente de sus respectivas posiciones en el espectro ideológico. Yo también deseo llamar la atención sobre Mises, el defensor de la libertad individual, pero deseo hacerlo en un contexto en el que los asuntos de énfasis ideológico son, sin embargo, totalmente irrelevantes. Dejame explicar.

Varios escritores han afirmado, en ocasiones, haber percibido una contradicción en Mises. Por un lado, Mises fue un exponente abierto de la visión weberiana de que la ciencia económica puede y debe ser wertfrei (libre de valor). La ciencia económica puede y debe perseguirse de una manera que distinga cuidadosamente entre las opiniones personales y los juicios de valor del economista, y las conclusiones objetivas e interpersonalmente válidas de la ciencia. Por otro lado, Mises era el apasionado defensor del libre mercado, lleno de desprecio por las pretensiones de los planificadores centrales e intervencionistas para reemplazar o complementar el mercado espontáneo con arreglos artificiales por parte del Estado. Ha parecido difícil, para varios escritores, reconciliar estos diferentes aspectos de Mises. Sin embargo, para cualquiera que haya escuchado a Mises dar una conferencia sobre estos temas, no puede haber dudas sobre su posición; ciertamente no hay contradicción en esa posición.

Para Mises la ciencia económica es, sin duda alguna, wertfrei. Las demostraciones de que los controles salariales tienden a producir consecuencias específicas, que los controles de rentas tienden a producir consecuencias específicas o que los controles cambiarios tienden a producir consecuencias específicas: estos no son asuntos de opinión, son las conclusiones de la ciencia. Ya sea que uno apruebe o desapruebe estas consecuencias, que el cumplimiento de estas lecciones de la ciencia sea bienvenido o temido, no afecta en lo más mínimo la verdad de las proporciones que afirman estas tendencias. Sin embargo, para Mises la economía no opera en un vacío cubierto de hiedra; es imposible ignorar el hecho de que estas consecuencias no coinciden en general con los objetivos que los proponentes de los controles pretenden apreciar. Desde la perspectiva de estos objetivos, entonces, estas políticas son simplemente políticas equivocadas y confusas.

Sin duda, al articular estos juicios, a Mises le resultaba difícil ocultar su apasionado sentido de la tragedia humana que conlleva la búsqueda de políticas tan malas. Pero lo que hizo que estas políticas fueran malas para la ciencia económica aplicada de Misesiana no fueron las propias opiniones de Mises, sino las opiniones de aquellos que, erróneamente, buscaron promover sus objetivos anunciados mediante políticas que tienden a producir consecuencias precisamente lo contrario de estos objetivos.

Ahora, no puede haber duda de que para Mises, el valor de la búsqueda libre de valores de la verdad económica era extremadamente alto. Para Mises, la búsqueda sistemática de verdades económicas es una actividad que es sumamente digna del esfuerzo humano. Este sentido de valía tuvo su origen en la apasionada creencia de Mises en la libertad humana y la dignidad del individuo. Para Mises, la preservación de una sociedad en la que estos valores pueden encontrar expresión depende, en última instancia, del reconocimiento de las verdades económicas.

Pero, paradójicamente, Mises estaba convencido de que estos valores profundamente arraigados pueden promoverse, a través del avance de la ciencia social, solo si la actividad científica en sí misma se lleva a cabo como una empresa austera y desapasionada. Para que la ciencia económica logre una credibilidad más allá de la lograda por la propaganda burda, debe ganar esa credibilidad por medio de una preocupación imparcial por la verdad. Los valores que debe alcanzar la economía requieren libertad de valor en la investigación económica.

Qué trágico, entonces, debe haber sido para Mises en la segunda mitad de su vida observar la dirección tomada por la economía. Lejos de la ciencia económica que demuestra las verdades de las que, para Mises, depende el futuro de la sociedad civilizada, teníamos una atmósfera de opinión profesional en la que se desplegaba el prestigio de la ciencia para burlar la posibilidad misma de soluciones de mercado espontáneas para los problemas sociales. En prácticamente todas las áreas de la economía, parecía que parecía que el caos y la miseria estaban obligados a suceder a menos que las fuerzas del mercado fueran controladas, redirigidas o reemplazadas por la mano benévola de un gobierno sabio.

Para Mises, estas tristes conclusiones erróneas significaban una tragedia doble. En primer lugar, representaban un grave error en la comprensión de los fenómenos económicos; en segundo lugar, constituían una trágica perversión de la ciencia para fines diametralmente opuestos a aquellos que, para Mises, confieren valor y propósito benéfico al estudio de la economía, que está muy interesado. La posibilidad de que hoy, al marcar el centésimo cumpleaños de nuestro maestro, el clima de opinión profesional pueda estar cambiando en cierta medida, nos ofrece la oportunidad de evaluar el lugar de Mises dentro de la perspectiva más amplia de la historia de la comprensión económica.

El aporte histórico de Mises, sostengo, estuvo representado no tanto, tal vez, por las obras magistrales que produjo en 1912, o 1922, en 1933, o 1940, sino por su valiente y solitaria vigilia durante las áridas décadas de los años 40, 50 y 60, una vigilia marcada por una serie de libros y artículos impopulares, y por una enseñanza implacable y paciente a quien él pudo influir. Fue este trabajo doloroso y poco apreciado el que mantuvo vivas las ideas austriacas durante los años de eclipse.

Así fue como, durante las décadas de 1940, 1950 y 1960, la economía austriaca se negó a permitirse ser relegada al basurero de la historia intelectual. En cambio, la economía austriaca se identificó con una claridad sin precedentes no como un enfoque primitivo desplazado por el avance intelectual, sino más bien como un conjunto único de ideas cuya sutileza había escapado hasta ahora a la atención. Tarde o temprano, la riqueza de estas ideas y la profundidad de la comprensión que transmiten, llegarán a ser apreciadas.

Si hoy hay esperanza de un resurgimiento en la economía austriaca, entonces las contribuciones no reconocidas de Mises durante las décadas de eclipse en realidad asumen proporciones históricas.

De hecho, hay un espacio considerable para la esperanza. De cara al futuro, me atrevería a afirmar, es nuestra obligación asegurarnos de que, de hecho, a Mises se la recordará en el largo recorrido de la historia del pensamiento económico como la figura fundamental responsable de un redescubrimiento de fines del siglo XX de la fructificación y la sutileza de la economía subjetivista. En este proceso de redescubrimiento, el compromiso misesiano con una neutralidad ideológica estricta, con una misión casi puritana, nunca debe ser relajado. Y, sin embargo, uno siente, son precisamente las verdades que tal búsqueda de la praxeología puede revelar, que probablemente alegrarían el corazón de Mises, el devoto adherente de los ideales de la civilización occidental, el amante apasionado de la libertad humana.

Image source:
iStock

Cite This Article

Kirzner, Israel. "Mises: Scientist and Fighter." The Free Market 26, no. 2 (February 2005).

Shield icon interview