Mises Wire

Facebook icon
LinkedIn icon
Twitter icon
A
A
Home | Wire | ¿China y el yuan son el futuro de Venezuela?

¿China y el yuan son el futuro de Venezuela?

  • 33193237_10211579158410805_2185393679349317632_n.png
0 Views

Tags Economía GlobalSocialismoIntervencionismo

05/23/2018

Puede que Nicolás Maduro haya recibido más votos en las recientes elecciones presidenciales de Venezuela, pero la nunca vista baja participación de los votantes es vista como su forma de protestar contra un régimen socialista cada vez más opresivo. Por lo tanto, mientras el gobierno de Maduro controle el proceso electoral, sus oponentes continuarán abogando por los boicots electorales para tratar de erosionar la legitimidad de su gobierno. Una vez más vemos que los tiranos ejercen la democracia como un arma, en lugar de una respuesta para las víctimas políticas.

El verdadero desafío al régimen de Maduro no vendrá de las elecciones, sino de la creciente amenaza de un golpe. Mientras que el heredero político de Chávez ha logrado mantener a los militares leales al permitirles lucrar a partir de la cartelización de recursos vitales, el continuo deterioro de la economía de la nación ha desatado una creciente rebelión y deserción entre sus filas. Como el gobierno de Maduro ha seguido redoblando las mismas políticas socialistas fallidas que crearon una de las crisis humanitarias más graves del mundo, la acción de los militares se considera cada vez más inevitable, incluso por parte de los líderes de los países vecinos.

Por supuesto, la destrucción de Venezuela no es el resultado de un solo hombre, y los problemas que plagan al país no desaparecerán simplemente con su eliminación. Entonces, la pregunta es: ¿qué opciones existen de manera realista para una Venezuela posterior a Maduro, y cuáles serían esas ramificaciones tanto para su gente como para el resto del mundo?

Hace algunos años, observé lo que Ludwig von Mises recomendaría que hiciera Venezuela, inspirándose en sus escritos sobre la posguerra de la Primera Guerra Mundial en Austria. Las recomendaciones de política incluyeron condenar la ideología socialista que destruyó el país, la privatización masiva de la economía, el abandono del bolívar y el abandono de todas las restricciones comerciales. Si bien estos seguirían siendo el remedio ideal para los males del país, incluso para la ruina socialista, el clima intelectual de Venezuela aún está lejos del liberalismo clásico de Mises.

Esto es demostrado por la triste realidad de que los principales partidos opositores, incluidos Primero Justicia, Voluntad Popular, Mesa de la Unidad Democrática y Acción Democrática son una reacción a la violenta represión y el creciente autoritarismo inconstitucional del gobierno de Maduro, más que ideología socialista en sí misma. De hecho, todos menos Primero Justicia todavía hacen llamamientos explícitamente socialistas en sus campañas políticas. El continuo atractivo del socialismo entre el público es tan grande que Henrique Capriles, una figura opositora líder, llamó a una coalición socialista como la mejor estrategia para derrotar a Maduro.

El mejor ejemplo reciente de transición desde ese caos monetario es Zimbabwe, que dejó de imprimir su moneda sin valor en 2009 y pasó a usar el dólar estadounidense a un tipo de cambio de $ 1 por Z $ 35.000.000.000.000.000. Es posible que Venezuela pueda hacer un movimiento similar, especialmente dado que los dólares estadounidenses ya están circulando en los pocos mercados que aún funcionan en el país.

Desafortunadamente, esto puede no funcionar tan bien en la Venezuela actual.

Si el pueblo venezolano no está preparado para descartar por completo el culto a la personalidad del difunto Hugo Chávez, una adopción completa del dólar estadounidense puede enfrentar complicaciones, en parte debido a la militarización de los mercados financieros de los Estados Unidos en los últimos años. Si bien los profesionales pueden superar los inconvenientes de adoptar formalmente el dólar, puede haber otra opción con un atractivo único para Venezuela: el yuan chino.

¿China rescatará a Venezuela?

Incluso durante los picos del boom petrolero, la economía socialista de Venezuela dependía en gran medida del gobierno chino. China ya es el mayor prestamista de Venezuela y ya se ha visto obligado a reestructurar los pagos con su mayor inversión en América Latina. Por supuesto, Venezuela necesitará más que una reestructuración de la deuda para estabilizar su situación financiera. Dado su deseo agresivo de expandir su huella económica global, China podría ver potencial en un amplio paquete de rescate venezolano, que podría incluir que el país adopte formalmente el yuan.

En 2015, el gobierno de Mugabe, en Zimbabwe, intentó sacar mucho provecho de la adopción del yuan como moneda legal a cambio de la cancelación de la deuda. El problema es que el anuncio ignoró que el yuan ya era moneda legal desde 2009, y que el paquete de condonación de deuda era en gran parte "un espejismo". Esto es comprensible. Zimbabwe tiene un modesto valor para China, aparte de su uso para proyectar una creciente influencia global china, con su industria tabacalera como el comercio más lucrativo que la nación africana tiene con su benefactor oriental.

Las reservas de petróleo de Venezuela, por otro lado, han interesado por mucho tiempo al Partido Comunista de China, y el gobierno de Maduro ya lo precios en renminbi como una forma de evitar el dólar estadounidense. ¿Qué pasa si China ofrece un paquete de rescate, que incluye quizás trabajadores calificados para reemplazar a aquellos que huyeron de la PDVSA operada por el gobierno, dependiente de que Venezuela reciba pagos de petróleo en yuanes? Dado lo vital que es la economía del petróleo para la economía de Venezuela, que representa el 50% del PIB, el renminbi probablemente comenzará a circular rápidamente a través de la economía venezolana de una manera que no ha sucedido en los mercados de Zimbabwe.

China se beneficiaría de este acuerdo en formas que van más allá de su propio consumo de energía. Una adopción formal del yuan le daría al país su punto de apoyo más fuerte en América Latina hasta la fecha, un nuevo socio de su iniciativa "One Belt, One Road" y ofrecería el desafío más importante hasta ahora a la hegemonía de los dólares en los mercados energéticos al tamaño de las reservas de Venezuela. Dado que las autoridades chinas han dejado en claro que quieren reducir la dependencia global del dólar en el futuro, esto podría ser un fuerte juego de poder, particularmente dado el ir y venir del comercio que hemos visto entre Xi y la administración Trump (lo que posiblemente podría verse como una violación del siglo 21 de la Doctrina Monroe.)

Por supuesto, la hiperinflación de Venezuela es realmente una consecuencia de los males económicos más grandes del país: la destrucción de la productividad económica debido a la nacionalización de la industria y un estado de bienestar costoso.

El ascenso de China es en sí mismo un testimonio de lo que incluso los pasos más modestos de la liberalización del mercado pueden hacer para una economía previamente socialista. Si el apoyo chino viene con derechos de propiedad más fuertes de lo que vemos bajo Maduro -cuyo gobierno recientemente nacionalizó una planta de Kellogg-, esto también representaría un paso adelante positivo para los ciudadanos venezolanos, incluso si eso reduciría el país a un estado más vasallo de China.

China no puede salvar a Venezuela

Mientras que un rescate chino de Venezuela podría ofrecer un alivio desesperadamente necesario para el país, este enfoque de tercera vía no puede continuar para siempre, y la propia China puede terminar siendo un ejemplo de esto. Pese a todo lo que se habla de la fortaleza económica de China, el país se ha visto obligado a recurrir a exagerar su propio crecimiento económico en los últimos años, y es muy probable que siga haciéndolo hoy.

Aún más preocupante es la dependencia de China de la deuda para mantener creciendo su economía. A pesar de carecer de los programas masivos de asistencia social de Chávez y Maduro, China se ha dedicado a una orgía de deuda durante una década con un gasto gubernamental masivo en todo, desde infraestructura, e industria hasta creación de islas. Si bien la fortaleza del gobierno de China le da un poder significativo para patear la pelota adelante, los funcionarios mundiales, como el Banco de la Reserva de Australia, están empezando a alarmarse.

La amenaza para China se debe a la misma razón que podría hacerla atractivo a un futuro gobierno venezolano: su compartida ideología socialista y su creencia en la planificación central. Si bien China se ha alejado de las políticas comunistas de Mao, incluso si Xi aspira a su grado de poder, su continua dependencia de los planes quinquenales centrados en el gobierno y de las infladas empresas estatales ha creado su propia forma de pesadilla keynesiana.

En palabras de Per Bylund:

La economía china obviamente depende en gran medida de proyectos patrocinados por el estado y planificados por el estado, como estas construcciones. Probablemente no sería una exageración decir que la economía china es un proyecto keynesiano de empleos de una escala pavorosa, lo que también significa que está tan alejada de la creación de valor real como cualquier empresa keynesiana...

Lo que China nos enseña sobre economía y política económica es la lección que generalmente no se brinda en las aulas universitarias: la distinción importante dentro de la producción entre la creación de valor y el consumo de capital. La historia del desarrollo económico de China es en gran medida una historia de crecimiento insostenible, planificado centralmente específicamente en términos de PIB, pero una falta de creación de valor sostenible, de acumulación de capital y de empresarialidad.

En conclusión, aunque mi deseo es ver que el pueblo venezolano se deshaga del vil gobierno de Maduro lo más rápido posible, el país está más obsesionado por su continua lealtad al socialismo que por las acciones de un líder gubernamental en particular. Si bien las realidades de la Venezuela moderna, combinadas con las ambiciones globales de China, podrían hacer que un acuerdo entre los dos países sea un resultado lógico, el modelo chino no traerá una prosperidad prolongada.

La verdadera esperanza para Venezuela y para el resto de América Latina debe venir de rechazar los fracasos inevitables del marxismo y adoptar una comprensión misesiana de la economía y del liberalismo clásico.

En otras palabras, Menos Marx, Más Mises.

Tho is an assistant editor for the Mises Wire, and can assist with questions from the press.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Add Comment

Shield icon wire