Mises Wire

Home | Wire | El capitalismo significa menos desechos porque más desechos significa menos ganancia

El capitalismo significa menos desechos porque más desechos significa menos ganancia

  • waste1.PNG
0 Views

Tags El Medio AmbienteTeoría de la ProducciónValor e Intercambio

11/17/2018

En “Cómo los capitalistas crearon una "Guerra contra el desecho", Chris Calton hizo un excelente trabajo al exponer cómo el "motivo de lucro alienta la reducción natural del desecho", sin requerir la coerción del Estado. La venta de una parte de la producción de un proceso productivo que de otro modo se tiraría o requeriría una eliminación costosa es tanto una fuente de ganancias como cualquier otra forma de aumentar los ingresos o disminuir los costos. Además, ilustró el poder de esos incentivos ambientales positivos con múltiples ejemplos sorprendentes. En otras palabras, enseñó a los lectores algo importante.

Sin embargo, el artículo del Sr. Calton plantea una pregunta: ¿Por qué los estudiantes que han tomado cursos de economía ya no están familiarizados con este tema? Parece ser una aplicación natural del espíritu empresarial de mercado y el análisis de los procesos de producción que producen múltiples productos: productos conjuntos o complementos productivos.

Creo que la razón principal es que el tema de los complementos productivos rara vez se enseña en principios de microeconomía o textos de microeconomía intermedia.

A cada estudiante de economía se le muestra cómo existen las relaciones "ambos-y" en el lado de la demanda (por ejemplo, café y donas), y cómo un aumento en el precio de los "otros" productos en tales paquetes disminuirá la demanda de sus complementos. Sin embargo, a los estudiantes se les muestra con mucha menos frecuencia cómo existen relaciones de "ambos-y" en el lado de la producción o la oferta (por ejemplo, la carne de vacuno y los cueros como productos conjuntos de la cría de ganado) y cómo un aumento en el precio de los "otros" productos en tales paquetes aumentarán la oferta de sus complementos productivos.

Para un artículo titulado "Complementos productivos: ¿Demasiado a menudo descuidado en el curso de principios?", mis coautores y yo examinamos un conjunto de textos de principios de economía para ver cuántos complementos productivos introdujeron. Encontramos cuatro textos principales que incorporaron el tema, pero dieciocho que no lo hicieron. Incluso volvimos a la primera edición del libro Principles of Economics de Paul Samuelson y descubrimos que él tampoco lo discutió. También extendimos nuestra encuesta a un conjunto más pequeño de textos de microeconomía intermedia, ninguno de los cuales trató el tema.

Sin que se les enseñe que los complementos productivos son importantes desplazadores de la oferta en el análisis de la oferta y la demanda, los estudiantes no aprenden a mirar en esa dirección analítica. Y no saber mirar a menudo significa no reconocer siquiera una aplicación obvia e importante del análisis, como el incentivo inherente del mercado para reducir el desecho. Y esto no solo ciega a los estudiantes a aplicaciones importantes, sino que representa una reducción sustancial de lo que los estudiantes de economía deben aprender.

Hace casi un siglo, en su texto de 1920, Alfred Marshall no solo habló sobre “el caso de productos conjuntos: es decir, de cosas que no se pueden producir fácilmente por separado; pero están unidas en un origen común y, por lo tanto, se puede decir que tienen un suministro conjunto”, proporcionó varios ejemplos. Analizó aplicaciones que involucraban no solo carne y cueros, sino también trigo y paja de trigo, lana y cordero, y algodón y aceite de algodón. Incluso derivó una regla para el precio de suministro de un complemento productivo en mercados competitivos.

Incluso antes, William Stanley Jevons argumentó en 1871 que "estos casos de producción conjunta, lejos de ser 'algunos casos peculiares', forman la regla general, a la que es difícil señalar algunas excepciones importantes". Y es difícil estar en desacuerdo cuando preguntamos cuántos procesos de producción tienen solo un producto potencialmente valioso y no generan nada que deba eliminarse o que genere externalidades negativas, como la contaminación de una forma u otra.

Vivimos en un mundo donde las afirmaciones de "fracaso del mercado" son aparentemente ubicuas (aunque no están desarrolladas hasta el punto de mostrar que los mecanismos que dependen del poder coercitivo del Estado de hecho lo harían mejor). Sin embargo, las personas parecen estar menos conscientes de cómo los incentivos a las ganancias empujan a los productores a reducir costos y daños, incluso si pudiéramos considerarlos como "no preocuparse por los demás", porque sí se preocupan por sus resultados. Sin embargo, los estudiantes que han estado expuestos a la economía deben saber esto. Y para eso, necesitan aprender más sobre complementos productivos. Eso no solo eliminaría a sus anteojeras acerca de una gran cantidad de aplicaciones empresariales interesantes y útiles, sino que también expandiría sus horizontes al mercado ecologista y desinflaría una de las difamaciones más comunes que pueden impedir que las personas consideren las ventajas de los acuerdos voluntarios sobre la coacción gubernamental.

Gary M. Galles is a professor of economics at Pepperdine University. He is the author of The Apostle of Peace: The Radical Mind of Leonard Read.

 

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
iStock
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Add Comment

Shield icon wire