Mises Wire

Home | Wire | Por qué los suizos votaron por más control de armas

Por qué los suizos votaron por más control de armas

  • sig553.PNG
0 Views

Tags Historial Mundial

06/19/2019

El 19 de mayo de 2019, los votantes suizos aprobaron un nuevo conjunto de restricciones para el control de armas. Esta medida de control de armas recientemente aprobada pondría las leyes de control de armas de Suiza en línea con los estándares de la Unión Europea. Bajo esta nueva ley, las armas semiautomáticas de tipo militar estarían fuertemente restringidas, a la vez que se endurecerían los estándares de registro de armas. Se hicieron algunas excepciones para los participantes en deportes de tiro que podrán ejercer nominalmente su derecho a poseer armas sin tener que pasar por muchos más obstáculos.

Los miembros de la comunidad internacional de armas de fuego expresaron su preocupación después de esta votación, en la que los votantes suizos emitieron su voto a favor de estas nuevas regulaciones con un margen del 64%-36%. En general, se considera que Suiza tiene leyes relativamente favorables a las armas similares a las de países como Estados Unidos, por lo que se utiliza generalmente como ejemplo internacional de la viabilidad de la posesión de armas de fuego por parte de civiles. Los defensores del derecho a la autodefensa tienen motivos para estar preocupados, pero este voto tiene implicaciones que van más allá de los derechos a las armas.

La directiva europea sobre las armas de fuego

Según Claudio Grass, colaborador frecuente de Mises, con sede en Suiza, y Dimitrios Papadopoulos, un oficial de la milicia suiza, el 80% de los tiradores en Suiza utilizan armas semiautomáticas, lo que en realidad estará prohibido bajo esta nueva directiva. La única manera en que la gente puede adquirir las nuevas armas prohibidas es a través de una exención en la que el posible propietario del arma se declara a sí mismo como tirador deportivo. La única prueba que debe presentar es que disparó al menos cinco veces en un período de cinco años. No se sabe si esta excepción se mantendrá en el futuro, ya que la UE ha anunciado nuevas restricciones y la legislación suiza tendrá que adoptarlas también de acuerdo con el Tratado de Schengen.

Los orígenes de la milicia de la cultura armamentista suiza

Suiza tiene una tradición miliciana que se remonta a la Edad Media. A diferencia de otros países europeos durante el período, los cantones suizos no tenían sistemas de nobleza. Así, la defensa y la seguridad fueron proporcionadas por las aldeas y los propios ciudadanos. Una advertencia a tener en cuenta es que el servicio militar es obligatorio en Suiza para los ciudadanos suizos de sexo masculino que gozan de buena salud.

En Suiza, los militares reciben un fusil de asalto SIG550 o una pistola SIG P220 y se les exige que mantengan sus armas de fuego en casa mientras estén alistados. Después de servir, los veteranos pueden conservar estas armas, sin embargo, las funciones automáticas y de disparo de ráfagas del SIG550 deben ser desactivadas. El servicio militar en Suiza está inextricablemente ligado a la puntería, y los militares tienen que ir al campo de tiro una vez al año para demostrar sus habilidades de tiro. Los SIG550 y SIG510 son los rifles preferidos para los deportes de tiro y también para los civiles en Suiza. Sin embargo, bajo la nueva Directiva de la UE, el SIG550 y el SIG510 han sido reclasificados como armas «prohibidas» a pesar de que el gobierno suizo emite alrededor de 20.000 de estas armas para reclutas cada año.

El enfoque descentralizado del control de armas en Suiza

Los cantones todavía manejan todos los permisos de armas en Suiza, y de hecho, no existe una burocracia centralizada para las armas en Suiza. Aunque la ley de armas de fuego es federal, algunos cantones tienen requisitos de autorización más estrictos que otros. (Aunque no es libertario, este sistema muestra los beneficios de la descentralización, en la que la gente puede elegir entre jurisdicciones que compiten entre sí).

En el pasado, para obtener una licencia de armas en un cantón suizo, no era necesario dar a las autoridades locales una razón especial para adquirir un arma de fuego. Sólo se trataba de pedir un permiso a la policía del cantón en el que reside una persona: una «Waffenerwerbsschein». Las autoridades están obligadas a otorgar un permiso a menos que la persona que lo solicite tenga antecedentes penales evidentes, problemas de salud mental u otros indicadores pertinentes de peligrosidad. Una vez obtenido, el arma de fuego no puede ser confiscada excepto en circunstancias extremas en las que la persona presenta una amenaza inmediata para los demás.

Sin embargo, esta nueva directiva de la UE exige ahora que todas las armas semiautomáticas de tipo militar utilizadas por tiradores y militares suizos sean reclasificadas como «armas prohibidas». En otras palabras, estas armas de fuego semiautomáticas pertenecen a la misma categoría que las ametralladoras y las armas totalmente automáticas que requieren un «Ausnahmebewilligung» (permiso de excepción) para su obtención. En estos casos, las autoridades tienen más discrecionalidad para rechazar a los posibles solicitantes. Un posible propietario de un arma tendría que justificar sus razones para poseer un arma y documentar completamente que no son criminales.

Este nuevo esquema de control de armas amenaza la soberanía suiza

Grass y Papadopoulos destacan que la directiva de la UE podría conducir a una posible microgestión del control de armas por parte de la UE, ya que ahora confiará en saber que los votantes suizos cumplirán con cualquiera de sus amenazas cuando decida presionar al país para que acepte sus políticas de mascotas.

Papadopoulos hace una afirmación franca que se encuentra en el centro de este debate:

Lo que es particularmente aterrador es que todo el argumento a favor de la nueva ley no se refería realmente a salvar vidas o reducir la violencia armada, sino que se centraba en que Bruselas ordenara a Suiza que modificara las leyes sobre armas de fuego para que cumplieran con las normas de control de armas de la UE. El incumplimiento de esta obligación podría dar lugar a una posible expulsión del Acuerdo de Schengen. No hemos votado sobre un tema, sino sobre cómo evitar un posible castigo por parte de Bruselas.

Los suizos valoran la neutralidad como lo demuestra su decisión de permanecer fuera de la UE. Sin embargo, Suiza es miembro del Espacio Schengen, creado por el Acuerdo de Schengen en 1985. Los países del espacio Schengen han suprimido todos los controles fronterizos y de pasaportes en sus fronteras mutuas. Dada su pertenencia al espacio Schengen, los países que no son miembros de la UE, como Suiza, Noruega, Islandia y Liechtenstein, deben cumplir determinadas leyes de la UE. En 2017, cuando la UE amplió las restricciones a las armas de fuego a la luz de los tiroteos masivos en París, quedó claro que esta norma estaba a punto de extenderse a los miembros no pertenecientes a la UE del espacio Schengen.

En un principio, a Suiza se le dio una fecha límite de agosto de 2018 para implementar estos cambios, que el parlamento suizo decidió implementar. Esta decisión generó reacciones violentas entre los grupos armados y otros grupos de derecha como el Partido Popular Suizo. En respuesta, inmediatamente quisieron llevar este asunto a votación. Una de las figuras más directas de la política de derechas en Suiza, Christoph Blocher, dijo que Suiza debería considerar dejar el sistema de Schengen de viajar sin pasaporte si los votantes suizos rechazan esta propuesta de control de armas en las urnas.

La Unión Europea fue inteligente al colgar la zanahoria del Acuerdo de Schengen al mismo tiempo que empuñaba el bastón de control de armas, que fue suficiente para conseguir que los votantes suizos cumplieran con las regulaciones de la UE sobre armas de fuego. Si los votantes no hubieran aprobado esta ordenanza, la UE podría haber tomado alternativas más punitivas para quebrantar la soberanía suiza.

Suiza debe resistir la tentación de la centralización

Lo que ha hecho a Suiza verdaderamente excepcional entre los países, es su enfoque descentralizado de la gobernanza, que la ha despolitizado efectivamente, a diferencia de otros estados tradicionales de la UE y América del Norte, que están atascados en la política de identidad, el asistencialismo o algún tipo de militarismo. Suiza ofrece una alternativa pragmática que muchos de los incipientes movimientos separatistas de Europa pueden ver como un ejemplo.

Más que una simple capitulación de Suiza al control de armas, este referéndum demuestra la visión universalista de la UE para el continente europeo. Hay una buena razón para creer que esta no será la última vez que la UE convenza a Suiza para que acepte otros esquemas de arriba hacia abajo. Si Suiza quiere seguir siendo el Estado más descentralizado de Europa, tendrá que enfrentarse a Bruselas en futuras batallas. Si no lo hace, lo pondrá en el camino de ser otro apéndice político sin vida del superestado de la UE.

José Niño is a Venezuelan-American freelance writer.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Add Comment

Shield icon wire