Mises Wire

Home | Wire | Rothbard tenía razón

Rothbard tenía razón

  • murray_rothbard_0.jpg
0 Views
 

Tags Historia de la Escuela Austriaca de EconomíaFilosofía y Metodología

Si desea comprender a Murray Rothbard, debe tener un principio en mente. Si recuerda esto, tendrá la clave para captar su pensamiento. Y debería querer entender a Murray Rothbard, porque fue el mejor defensor estadounidense de la libertad en el siglo veinte.

El principio en cuestión es que Murray Rothbard tuvo una visión consistente de la buena sociedad que mantuvo a lo largo de su larga carrera. Describió esta visión en una gran cantidad de libros y artículos, incluyendo Hombre, Economía y Estado, Poder y mercado, La ética de la libertad y El igualitarismo como revuelta contra la naturaleza. Esa visión siempre fue la misma.

Algunas personas, incluso entre quienes conocieron y admiraron a Murray, no se dan cuenta de esto porque lo ven a través de una lente política. Señalan cambios en sus alianzas políticas, y lo ven como un cambio de la Vieja Derecha a la Izquierda y, finalmente, al Paleolibertarismo. Pierden el punto esencial.

Por supuesto, Murray quería poner en práctica su visión. Pero para él la visión era primaria. Si te concentras en las tácticas políticas de Murray, extrañarás al verdadero Murray.

¿Qué fue esta visión? Como todos saben, Murray creía en un completo libre mercado. El Estado, que Nietzsche llamó “el más frío de todos los monstruos fríos”, era el enemigo.

Para mantener una sociedad libre, las personas necesitaban tener ciertos valores. Murray era un tradicionalista que creía en la ley natural y en la familia. Deploró los asaltos a tradiciones como el movimiento feminista moderno. En asuntos culturales, Murray comenzó por la derecha y siempre permaneció allí.

Aquí hay algunas muestras de lo que dijo: “En nuestro siglo, hemos sido inundados por un desborde de maldad, en forma de colectivismo, socialismo, igualitarismo y nihilismo. Siempre me ha quedado muy claro que tenemos una obligación moral imperiosa, por el bien de nosotros mismos, nuestros seres queridos, nuestra posteridad, nuestros amigos, nuestros vecinos, de luchar contra ese mal”.

Para hacerlo, debemos mantener la sabiduría de la filosofía perenne: “En contraste con otras ciencias específicas o con la historia, puede haber poca innovación genuina en filosofía de una década, o incluso un siglo, a la siguiente. La filosofía se ocupa de los problemas eternos a través del discurso racional. Por otra parte, la filosofía genuina es solo un refinado sentido común, que ahora no tiene mayor oferta que en la antigua Grecia. Así que no hay nada nuevo que los filósofos puedan decir legítimamente”.

No le interesaba el feminismo moderno: “En la raíz del movimiento de liberación de las mujeres está el resentimiento contra la existencia misma de las mujeres como una entidad distintiva”.

Murray vio a las elites izquierdistas como enemigos de los valores que defendía: dijo que “Vivimos en un país estatista y en un mundo estatista dominado por una élite gobernante, que consiste en una coalición de Estado Grande, Grandes Empresas y varios grupos de intereses especiales influyentes. Más específicamente, la antigua América de libertad individual, propiedad privada y gobierno mínimo ha sido reemplazada por una coalición de políticos y burócratas aliados con, e incluso dominados por, poderosas élites corporativas y financieras del Viejo Dinero”. Como resumió, “El gran peligro es la élite, no las masas”.

Durante la década de 1960, a Murray se le hizo evidente que el agente de la CIA Bill Buckley había rechazado a la derecha vieja, no intervencionista. Los “conservadores” en ese período, como el ex comunista Frank Meyer y el ex trotskista James Burnham, querían una guerra preventiva para aniquilar a la Unión Soviética.

Para Murray, la lucha contra la guerra siempre fue el objetivo político principal. “La guerra es la salud del Estado”, en la famosa frase de Randolph Bourne, y la batalla contra el estado es una batalla contra la guerra. La izquierda durante los años 60 y 70 se opuso a la Guerra de Vietnam y la Guerra Fría en general. Debido a esto, formó una alianza política temporal con ellos.

Un hecho siempre debe tenerse en cuenta sobre esta alianza. Estaba estrictamente confinado a la política exterior. Murray nunca cambió de opinión sobre los valores sociales conservadores o, por supuesto, el libre mercado.

Cuando Murray vio cómo los valores de la izquierda se habían apoderado de gran parte del Partido Libertario, ayudó a iniciar la famosa “Paleoalianza”. Unió fuerzas con los tradicionalistas que también se oponían a la guerra. Al hacerlo, se mantuvo fiel a su visión consistente. En esa visión, nunca vaciló.

Si quieres saber cómo sería en la práctica la visión de Rothbard aplicada a la América contemporánea, debes ver a Ron Paul. La carrera del Dr. Paul en el Congreso, marcada por su oposición a la guerra y la Reserva Federal, es el mejor ejemplo de los valores de libre mercado antielitistas que Murray apoyó.

Los que están demasiado enamorados del “zigzag de la política” se pierden lo que es más real y vital en el trabajo de Murray Rothbard.

Llewellyn H. Rockwell, Jr., is founder and chairman of the Mises Institute in Auburn, Alabama, and editor of LewRockwell.com.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Add Comment

Shield icon wire