Mises Wire

Home | Wire | Sí, la corrección política es real. Si, es antiliberal

Sí, la corrección política es real. Si, es antiliberal

  • 851824222-170667a.jpg
0 Views

Tags Gran GobiernoTeoría Política

10/16/2018

Brian Doherty, de la revista Reason, escribe un nuevo artículo que intenta disipar ciertos mitos que rodean al "marxismo cultural", un término utilizado de manera promiscua e inexacta desde el punto de vista del Sr. Doherty. Vale, pero el artículo arroja más calor que luz sobre lo que de hecho es un fenómeno muy poco liberal y poderoso en los países occidentales. El marxismo cultural y la corrección política no son imaginarios y no se pueden descartar simplemente como benignos u orgánicos.

Destacan dos omisiones en el artículo.

Primero, Doherty ignora por completo el significado general del término, que es bastante conocido. A mediados del siglo XX los marxistas (reales) se dieron cuenta de que su enfoque en la creación de la conciencia de clase económica al enfrentar al proletariado contra la burguesía no había logrado resonar en la clase trabajadora. De este modo, cambiaron (aunque no de una vez y no siempre hábilmente) a una narración de opresores y oprimidos, lo que permitió a las mujeres, minorías, gays y otros grupos crear conciencia de clase en torno a cuestiones culturales en lugar de la posición económica. El marxismo cultural describe los resultados de este cambio.

En segundo lugar, la corrección política, un subconjunto importante del marxismo cultural y un término que Doherty descarta, también es razonablemente definible:

La corrección política es la manipulación consciente y planeada del lenguaje que pretende cambiar la forma en que la gente habla, escribe, piensa, siente y actúa, promocionando un programa.

La insistencia de Doherty de que no hay nada que ver aquí más allá del par del cigüeñal de la derecha mejoraría si intentara al menos definir las opiniones de sus oponentes. Y si crees a The Atlantic, el rechazo de la cultura de la Corrección Política no se limita a la Derecha.

El momento del artículo es desafortunado, ya que se produce poco después de otra ronda de desmantelamiento de redes sociales. Recientemente, Facebook eliminó varias páginas libertarias sin previo aviso, aparentemente por preocupaciones sobre la posibilidad de promover el llamado Wrongthink en la víspera de las elecciones intermedias. En caso de que no lo hayáis visto, el Consejo del Atlántico, financiado por el gobierno de los EEUU y varios gobiernos extranjeros, asesora amablemente a Facebook (empresa privada) sobre qué páginas oscurecer.

No hace falta decir que este tipo de acción es desmoralizadora para los usuarios afectados de Facebook, especialmente aquellos que cuentan con las plataformas de las redes sociales para sus negocios, y envía un mensaje que fomenta la autocensura. Así que tal vez esté sucediendo algo más importante que Pat Buchanan malinterpretando a filósofos franceses muertos.

Doherty hace comentarios razonables acerca de la vaga mezcla de ideas de la derecha política de supuestos pensadores detrás del marxismo cultural, incluida la Escuela de Frankfurt, la teoría crítica, Marcuse, Freud y el propio Karl Marx. Pero se lanza deprimentemente a cansinos tabúes progresistas y palabras de moda que solo lastiman su argumento:

Puede ser reconfortante creer que tus enemigos ideológicos son engañados por demonios intelectuales manipuladores. Pero declarar que los defensores del multiculturalismo, el feminismo y los derechos de los homosexuales son los peones de comunistas judíos muertos es un error tanto de la historia cultural como de la insensatez como forma de vender una ideología alternativa. No vas a ganar tratando a las personas que simplemente no están de acuerdo contigo como caballos acechadores para la tiranía socialista.

Luego dobla su insistencia en que la oposición al marxismo cultural debe ser impulsada por el vil odio de la derecha hacia las minorías y la modernidad:

Los derechistas estadounidenses odian el multiculturalismo y los derechos de los homosexuales y el feminismo radical por sí mismos, no porque fueron diseñados para allanar el camino del comunismo. Pero la historia tiene la ventaja emocional de permitirles imaginar que las tendencias que desprecian no surgieron de una larga historia de abuso social de negros, gays, mujeres e inmigrantes, sino de siniestras maquinaciones de comunistas que luchan por esclavizarnos. No importa que el "declive cultural" tradicionalista imparable de las últimas décadas no haya acercado a Estados Unidos a la propiedad pública de los medios de producción.

¿O quizás a la gente simplemente le molesta que le digan cómo pensar y hablar? Sí, la precisión en el lenguaje es importante. Sí, la precisión es importante en la identificación de influencias históricas. Entonces, ¿por qué Doherty no aplica estos estándares a sus propias críticas? No todos los que se preocupan por el lenguaje orwelliano y la policía de pensamiento lo hacen por las razones que Doherty imagina perezosamente.

Doherty deja espacio para un golpe obligatorio a Jordan Peterson, cuyo trabajo no me he tomado el tiempo de leer o ver mucho. Pero, desde la distancia, los dos pecados imperdonables de Peterson parecen ser estar exponiendo la podredumbre de los departamentos de ciencias sociales y sugerir que los individuos tienen cierta responsabilidad por su suerte en la vida. Cualquier persona que sacuda el paradigma de izquierda/derecha de una manera articulada y fomente la autosuficiencia me parece un aliado potencial para los libertarios, en lugar de un saco de boxeo.

Doherty también se lamenta de la oposición del doctor Ron Paul1 al marxismo cultural, haciendo referencia a publicaciones en la página de Facebook de Paul. Nos recuerda correctamente que las campañas presidenciales de Paul ofrecieron a las personas una forma de salir de las guerras culturales al (citando a Paul) "permitir que [todos] tomen decisiones personales, relaciones sociales, elecciones sexuales, elecciones económicas personales", y esto debería ser un potente argumento de venta para el libertarismo en general.

Pero Doherty olvida lo más importante: el marxismo cultural no trata de permitir nada, sino de vigilar nuestros puntos de vista. Y síi de hecho, reducir drásticamente el tamaño y el alcance del Estado (como defienden Paul y Doherty) redujera las hostilidades culturales, ¿no reconoce esto tácitamente que el marxismo cultural y la corrección política están relacionados con el Estado? ¿Doherty no ve al Estado como el potencial ejecutor a través de leyes de odio, leyes de empleo y similares?

Doherty concluye con esta desconcertante advertencia:

Todos los que desean una paz cívica tolerante en esta vasta y variada tierra deben trabajar para forjar cualquier forma de vida que elijan en su propiedad o en sus comunidades, no insistan en que los antiguos forasteros que desean ser tratados de manera más justa simplemente lo hacen como una fachada para imponer una tiranía comunista. La lucha por un gobierno limitado en nuestra cultura no se puede combatir con éxito en una tenaz y asustada oposición a la plenitud cultural libremente elegida.

Nuevamente, asistimos a una reversión a temas comunes de victimismo, tolerancia y nativistas culturales. Y una vez más, Doherty no entiende lo importante: la cuestión es si nuestra "plenitud cultural" siempre se elige libremente o, a veces, es impuesta por un grupo muy pequeño de elites culturales, mediáticas y económicas, élites que están cada vez más relacionadas con el estado.

Tampoco se le ocurre que muchos de los que quieren tolerancia y paz lamentan la imposición constante de los nuevos modos de pensamiento y habla de CP, en lugar de considerar esos modos como una forma de liberación.

  • 1. Brian Doherty en general ha sido justo y amistoso con el Dr. Paul en sus escritos; consulte, por ejemplo, su libro sobre la campaña presidencial de Ron Paul de 2012.

Jeff Deist is president of the Mises Institute. He previously worked as chief of staff to Congressman Ron Paul, and as an attorney for private equity clients. Contact: email; twitter.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Add Comment

Shield icon wire