Mises Wire

Home | Wire | Tom Wolfe, RIP

Tom Wolfe, RIP

  • Wolfe_at_White_House.jpg
0 Views

Tags Medios y Cultura

06/02/2018

Recuerdo dos libros de mis días adultos prerothbardianos: Bonfire of the Vanities y Liar's Poker. El primero escrito por el recientemente fallecido Tom Wolfe, el segundo por Michael Lewis, quien recordó haberle dicho a su hija cuando iba camino a entrevistar al Sr. Wolfe en 2015: "Quiero que al menos uno de mis hijos lo conozca. Creo que es una gran razón por la que alguna vez se me ocurrió hacer lo que hago para ganarme la vida. Porque la primera vez que pensé 'escritor', también pensé en 'deleite' ".

Después de Bonfire esperé lo que pareció una eternidad para leer la próxima novela de Wolfe y para mi deleite se centraba en un desarrollador inmobiliario de Atlanta. Era un libro que recomendaría a los agentes de préstamos de bienes raíces que trabajaron para mí.

Luego estaba Back to Blood, que a su vez me hizo leer The Painted Word. Más recientemente, una conversación con Hans Hoppe y Patrik Schumacher me llevó a From Bauhaus to Our House.

Después del fallecimiento de Wolfe, leí su último, The Kingdom of Speech, un libro que, según los informes, "no fue bien recibido por los críticos". Muchos de sus libros no fueron "bien recibidos" y se vendieron lo suficiente como para que él pudiera vivir en un 12 ambientes en Nueva York.

The New York Times llamó a Kingdom, "una incursión intensa, llena de alegría e hiperbólica sobre todas las cosas, la teoría de la evolución, que encuentra ser de una certeza menos científica que una confusa suposición: holgada, pantanosa, empapada y con filtraciones por todas partes, 'para decirlo con las palabras que pone en boca de los teóricos genéticos del pasado'.

Por supuesto, su cuero de zapato habitual no se usó para esta exposición. Irónicamente, critica el Charles Darwin y Noam Chomsky por su falta de trabajo de campo al dar el salto cuántico al teorizar sobre cómo los seres humanos desarrollaron lo que los convierte en el invencible primer lugar de la cadena alimentaria.

Es la risotada vintage de Wolfe, por ejemplo, "Suscribirse al darwinismo demostraba que uno era parte de una minoría brillante e iluminada que brillaba muy por encima del rebaño que mugía abajo".

La multitud del Cinturón del a Biblia y Trump no apreciarán su mención de la obra de Darwin que tiene un sesgo ateo y cómo se extendió a través de Europa ni "a las autoproclamadas élites intelectuales en los Estados Unidos, a pesar de que la gran masa de la población siguió mofándose y se aseguró de que Estados Unidos siguiera siendo el país más religioso del mundo fuera de las naciones del Islam (y lo sigue siendo hoy en día)".

Darwin creía que el lenguaje había evolucionado de algún modo a partir de los sonidos de los animales y fue constantemente criticado por Max Muller, quien describió las teorías de Darwin en términos de habla de los bebés.

Wolfe se pregunta si la teoría de Darwin era suya. Tal vez se la robó a Alfred Russel Wallace, un don nadie.

Wolfe solo entraba en calor con Darwin, ahorrándole la verdadera fanfarronada a Chomsky, quien afirmó que el ser humano nació con un "órgano del lenguaje" incorporado. Comienza a trabajar junto con tu corazón y riñones, lo cual nos recuerda Wolfe, "ya están bombeando y filtrando y excretando".

El arduo trabajo de los lingüistas fue de puertas adentro, "en un escritorio... mirando eruditos journals llenos de letras apretadas en lugar de un montón de caras narcisistas en una nube de mosquitos".

La voz ha permitido a los humanos "conquistar cada centímetro cuadrado de tierra en el mundo, subyugar a todas las criaturas lo suficientemente grandes como para poder ver y consumir la mitad de la población del mar", escribe Wolfe. Todo lo que hacen los humanos es habilitado por el habla, desde la creación de religiones hasta la toma de la propia vida.

El hombre de letras concluye: "Decir que los animales evolucionaron en el hombre es como decir que el mármol de Carrara evolucionó hacia el David de Miguel Ángel".

Wolfe, vestido con traje blanco y corbata, se ponía a trabajar a las 10:00 a.m. todos los días con un tope de escritura de 1.200 palabras (diez páginas espaciadas a tres espacios, como él mismo dice). Puede tomar un par de horas o hasta bien entrada la noche.

La hija de Wolfe, Alexandra, que escribe para el Wall Street Journal explicó sobre un artículo de Wall Street Journal en 2015: "Sin embargo, en los últimos años, la familia ha tenido que imponer una nueva regla para las comidas: si uno de nosotros cree que hemos escuchado una historia o argumento en particular al menos cinco veces antes, levantamos nuestra mano como una señal para detenernos. La regla fue creada por una razón: manejar el entusiasmo de mi padre por el tema de su nuevo libro, " The Kingdom of Speech".

Su investigación había estado ocurriendo durante la última década que escribió. "El corazón de mi pensamiento es que el lenguaje está hecho por el hombre", le dijo. "No es el resultado de la evolución, y es solo el lenguaje el que permite a los seres humanos controlar la naturaleza".

Wolfe estuvo, como Forrest Gump, con algunos de los mejores escritores de la historia. En el verano de 1963, Wolfe trabajó en The Herald Tribune en la ciudad de Nueva York. Llewellyn King escribe: "67 personas que trabajaron en el periódico tuvieron un gran éxito periodístico. Los nombres incluyen a Eugenia Sheppard, Jimmy Breslin, Red Smith y David Laventhol, que más tarde crearon la sección de estilo de The Washington Post y dispararon otra revolución periodística".

King deja fuera a Charles Portis, quien después de escribir para el Trib, escribió una novela llamada True Grit, que Anthony Bourdain llama "una obra maestra". No te conformes con ver las versiones de la película. Una de las grandes heroínas de todos los tiempos y un magnífico libro lleno de gran diálogo".

Wolfe también fue etiquetado junto con Ken Kesey, quien escribiría Alguien voló sobre el nido del cuco, y los Merry Pranksters mientras rodaban en su autobús escolar, llenos de psicodélicos. Wolfe dice que no hubo ácido y que estuvo de traje y corbata todo el viaje, que hizo una crónica en The Electric Kool-Aid Acid Test.

El estatus social y la forma en que afectaba el comportamiento de las personas era el tema constante de Wolfe. Por lo tanto, tenía sentido que su hija preguntara "¿es el argumento de [su] nuevo libro un intento de elevar el estatus de los escritores, al poner el lenguaje por encima de todos los demás logros humanos?"

Wolfe, siempre caballero sureño respondió: "Es como llamar a los chefs los mejores consumidores, es lo que llamamos irrelevante".

Creo que la hija de Wolfe estaba encaminada, y su padre esquivó ingeniosamente la pregunta.

Douglas French is former president of the Mises Institute, author of Early Speculative Bubbles & Increases in the Money Supply , and author of Walk Away: The Rise and Fall of the Home-Ownership Myth. He received his master's degree in economics from UNLV, studying under both Professor Murray Rothbard and Professor Hans-Hermann Hoppe.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Wikimedia
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Add Comment

Shield icon wire